Compartir

La llegada de la primavera y los primeros rayos de sol obligan a preparar la piel para esta nueva estación, especialmente de zonas más sensibles,como la cara. Este nutriente natural aporta un extra de hidratación además de reducir las arrugas del cutis. Te contamos cuáles son todos sus beneficios.

Seguro que ya conoces los muchos efectos positivos que aporta la vitamina C a tu salud. Sin embargo, quizás no sepas que, además de prevenir gripes y ayudar a tu sistema inmunológico, es un gran aliado para tu belleza. Y es que la vitamina C es el iluminador más potente de la naturaleza, un poderoso antioxidante que reduce las arrugas y evita los signos del envejecimiento como ningún otro activo y que, también, disminuye el pigmento de las manchas actuando como blanqueador no irritante.

SERUM-VITAMINA-C1

Beneficios para tu rostro
Según Carmen Díaz, directora del centro de estética Germaine Goya, aplicar la vitamina C directamente sobre la piel, además de ingerirla, ayuda a mantenerla joven. “Sus potentes antioxidantes producen el colágeno que el paso del tiempo merma, además de que protege la dermis de los radicales libres como la exposición al sol, la contaminación y el humo”, aclara.

“Aplicar este antioxidante en nuestra dermis es 30 veces más efectivo que tomar un zumo de naranja”, constata Díaz. Asimismo, sus múltiples propiedades han convertido este nutriente en un ingrediente esencial en la cosmética y los tratamientos estéticos. En su clínica realizan un ritual intenso a base de productos ricos en Vitamina C, adecuados a cada tipo de piel. Este tratamiento facial consiste en una fase previa para evaluar el estado de la piel y determinar el tipo de sesión más adecuado, así como unas primeras presiones y amasamientos digitales y la limpieza de ojos, labios, rostro, cuello y escote.

conoce-los-increibles-beneficios-de-la-vitamina-c-en-la-belleza

Para la experta, es imprescindible tonificar adecuadamente la zona, tratar y exfoliar previamente para que el nutriente penetre completamente en la dermis. A través de la mesoterapia electrónica en rostro, cuello y escote y la radiofrecuencia se aplican los productos enriquecidos con la vitamina.

Por último, el masaje, la aplicación de una mascarilla a base de vitamina C y el ritual de toallas calientes, son la fase final del tratamiento. Una terapia que no es solo apta para preparar la piel para el verano, sino que también tiene mucha utilidad a la hora de reparar las secuelas de la exposición al sol, como la deshidratación, las manchas solares y las arrugas.

img_30973_ins_3710430_600

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 − dos =